III Clínic José Luis Abós

La Federación Aragonesa de Baloncesto y la Asociación Española de Entrenadores de Balocesto, con la colaboración de la EUABC (European Union Associations of Basketball Coaches), la World Associationo of Basketball Coaches, Tecnyconta Basket Zaragoza, El Olivar, Multienergía Verde, IBERCAJA y el Gobierno de Aragón, organizan el III Clínic Memorial José Luis Abós, que se celebrará el miércoles, 6 de diciembre, en el polideportivo del Estadio Miralbueno El Olivar de Zaragoza.

La actividad contará con dos conferenciantes de auténtico lujo, los dos entrenadores que dirigen los banquillos de los equipos más representativos del baloncesto aragonés de la categoría masculina y femenina. Se trata de Jota Cuspinera, entrenador del Tecnyconta Zaragoza de la Liga ACB. Y Víctor Lapeña, entrenador del MANN FILTER Casablanca de la Liga Femenina DIA.

El Clínic dará comienzo a las 11 horas, con la conferencia de  Jota Cuspinera, que tratará sobre la TRANSICIÓN OFENSIVA ABIERTA. A las 12:30 horas será el turno de Víctor Lapeña, con una conferencia sobre la CONSTRUCCIÓN DE LA DEFENSA INVIDUAL.

La actividad es gratuita y para inscribirse sólo hay que enviar un email indicando nombre y apellidos a fabasket@fabasket.com

MEMORIAL JOSÉ LUIS ABÓS
Han pasado tres años y parece que hubiera sido ayer. La noche del 20 de octubre de 2014 llegaba la noticia más triste, la que nadie hubiera querido escuchar. José Luis Abós había fallecido.

Después de una dura lucha contra una cruel enfermedad, el técnico aragonés fallecía a los 53 años de edad. Su optimismo y deseos de recuperación no habían sido suficientes para combatir el cáncer que sólo unos pocos meses antes le había apartado del banquillo del CAI Zaragoza.

Fue el 4 de agosto de aquel 2014 cuando, a través de un comunicado, el propio entrenador dio a conocer su situación y expresó sus ganas por volver lo más rápido posible. “Sufro un problema de salud cuyo proceso de recuperación se va a alargar por un tiempo que no puedo precisar”, anunció. Ese iba a ser el motivo por el que no se unió a la pretemporada del equipo, aunque dejó clara su intención de “estar de regreso con todos vosotros lo antes posible para seguir viviendo la pasión del baloncesto en el pabellón Príncipe Felipe”.

Lamentablemente, su deseo y el de todos los amantes del baloncesto no pudo verse cumplido, ya que la terrible enfermedad que padecía terminó con su vida sólo dos meses después. Tenía 53 años y gran parte de ellos los dedicó a su auténtica pasión, el baloncesto .

REPORTAJE: José Luis Abós, tres años en el recuerdo