Casademont 97 Movistar 87

EFE El Casademont Zaragoza se impuso al Movistar Estudiantes con un ojo puesto en el importante compromiso de los octavos de final de la Liga de Campeones del próximo miércoles contra el Lietkabelis lituano, circunstancia que le hizo sufrir para llevarse la victoria.

ESTADÍSTICA

Y tanto tuvo el pensamiento puesto en esa eliminatoria que, después de ir ganando por 18 puntos casi al término del tercer cuarto, a punto estuvo de verse sorprendido por un conjunto madrileño que aprovechó la relajación de los locales para llegar a colocarse a cuatro puntos (82-78) a falta de cinco minutos para el final.

Sin embargo, aprendida la lección, el conjunto aragonés recuperó la intensidad y, poniendo acierto y oficio, evitó que el final se convirtiera en una tragedia griega.

El esperado regreso de Edwin Jackson en el equipo de Javier Zamora para ser uno de sus catalizadores no fue tal ya que el francés demostró estar falto de adaptación y acierto y dejó huérfano de puntos (solo 3 con 1 de 11 en tiros de campo) a su equipo, en el que el único que mantuvo el tipo fue Aleksa Avramovic, que fue el mejor del partido con 35 puntos y 25 de valoración.

El primer cuarto fue jugado por ambos conjuntos sin apenas precauciones defensivas, lo que propició que los ataques fueran muy superiores a las defensas.

El juego se convirtió en una competición de triples y aunque en los primeros minutos fueron los propietarios del terreno los que sacaron más rédito (17-10 en el minuto 5), poco a poco el conjunto estudiantil comenzó a afinar la puntería con un gran Aleksa Avramovic (12 puntos y 2/3 en triples) en ese periodo, lo que permitió a su equipo colocarse por delante (26-28) al final de los primeros diez minutos.

El acierto madrileño se prolongó durante los primeros minutos del segundo cuarto y el Movistar Estudiantes llegó a tener cinco puntos de renta (26-31), pero el conjunto de Porfirio Fisac comenzó a ajustar su defensa.

Gracias a eso la situación dio un vuelco, también por los buenos minutos ofensivos de Nemanja Radovic, primero, y de Nico Brussino, especialmente, después que llevaron de nuevo a los zaragozanos a la máxima ventaja que habían obtenido en el primer cuarto, siete puntos (53-46) al llegar al descanso.

La presión defensiva «rojilla» continuó al regreso de los vestuarios y para el conjunto capitalino se hizo insoportable, hasta el punto de que a falta de minuto y medio para la conclusión del tercer periodo los propietarios del terreno alcanzaron la máxima renta del partido a su favor, 18 puntos (78-65) que parecían sentenciar la contienda.

El equipo maño bajó el pistón pensando el reservar energías para el compromiso europeo y un luchador Movistar Estudiantes aprovechó la relajación local para, en cinco minutos, marcar un parcial de 4-13 que le colocó 82-78.

Contrariamente a lo que suele ocurrir en estos casos a los equipos que pierden semejante ventaja, al conjunto de Fisac no le entraron la prisas ni los nervios y, apoyado en sus jugadores más expertos, con un buen desempeño defensivo nuevamente y acierto en ataque, capeó el temporal.

  • Ficha técnica:

97 – Casademont Zaragoza (26+27+25+19): San Miguel (3), Seeley (7), Brussino (15), Radovic (20), Thompson (11) -cinco inicial- Barreiro (3), Alocén (8), Benzing (11), Krejci (-), Ennis (10) y Hlinason (9).

87 – Movistar Estudiantes (28+18+19+22): Pressey (13), Avramovic (35), Jackson (3), Dangubic (7), Arteaga (9) -cinco inicial- Palacios (9), Sow (1), Sola (-), Vicedo (-), Scrubb (7) y Arroyo (3).

Árbitros: Conde, Oyón y González Gálvez. Excluyeron por personales a Thompson (min.40).

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 22 de Liga disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante 9.123 espectadores.

Volver a Fabasket